Instagram facebook
Instagram facebook

Servicios


Tratamientos individualizados con productos de probada eficacia aplicados por profesionales
con la formación y experiencia contrastada, con un seguimiento a largo plazo.



Para ayudarte a elegir tu tratamiento, echa un vistazo a nuestras recomendaciones.


Recomendaciones Cosméticas


El ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una de las sustancias más utilizadas como material de relleno pero no solo es útil aplicado debajo de nuestra piel, sino que una cosmética facial que contenga esta sustancia, mejora la calidad de nuestra piel y hace que el implante que hemos aplicado dure más y se mantenga mejor.

Su uso principal es reducir las arrugas y rejuvenecer la piel.

El ácido hialurónico es un componente principal de diferentes partes de nuestro organismo, entre las que encontramos la piel, los ojos y las articulaciones óseas (forma parte del cartílago y del líquido que baña la articulación). Es, por tanto, una sustancia natural y biodegradable compatible con nuestro organismo y exento de reacciones alérgicas.

Su función principal es ser lubricante de las zonas en donde se encuentra, captando agua e hidratando, lo que aporta volumen y estructura. Con el paso del tiempo, perdemos no sólo la capacidad de producirlo, sino la cantidad que tenemos en nuestro organismo. Esto conlleva una deshidratación de la piel, falta de elasticidad y, en consecuencia, la aparición de arrugas.

En la piel encontramos más del 55% del total del ácido hialurónico de nuestro organismo. Aquí, su función principal es la hidratación, la protección frente a las agresiones externas, aportar elasticidad y estimular la síntesis de colágeno y de factores del crecimiento . Con estos antecedentes, en fácil entender que los rayos ultravioletas, los agentes contaminantes (tabaco y alcohol) y el envejecimiento fisiológico , degradan y disminuyen su cantidad. Por ello, es esencial aportar una cantidad suficiente en tratamientos antienvejecimiento.

Existen dos fuentes principales de ácido hialurónico, la animal (sobre todo cresta de gallo) y la sintética (bioingeniería). Para evitar las posibles contaminaciones de origen animal, cada vez más es la fuente sintética la que se encuentra en el mercado.


Foto-RecomCosmeticas

Así, podemos aportar ácido hialurónico:

1. Mediante cosméticos: aportan ácido hialurónico de forma constante y continuada (cremas, serums, geles, parches, mascarillas…)

2. Mediante nutricosméticos: cápsulas, pastillas o polvos (busca información en el apartado Recomendaciones dietéticas )

3. Mediante inyecciones superficiales (mesoterapia con Dermapen o médica)

4. Mediante inyecciones profundas (implantes de relleno con agujas flexibles )

En cosmética hay una amplia oferta de productos que lo contienen. No todos ejercen un efecto idóneo, puesto que su penetración a través de la piel es difícil. Recientemente han aparecido productos con tecnología de nanopartículas que permiten encapsular la molécula de ácido hialurónico y transportarlo a través de las diferentes capas de la piel hasta su lugar de acción.

Nuestra recomendación es la línea FILDERMA del laboratorio Sesderma (www.sesderma.es) . Esta línea aporta nanosomas con ácido hialurónico obtenido por bioingeniería tanto para el rostro como para los labios de forma específica.